PROYECTO de LECTURA e INFORMÁTICA

Bibliopeque itinerante

Por más lectores, por más inclusión

"Argentina crece leyendo"

¡¡Un Mundo Mejor ES Inevitable!!

Cuento: Una primavera muy particular. Margarita Eggers Lan


Federico jugaba a las escondidas en el parque, con sus amigos.
Cuando se quiso acordar, estaba en medio de unos árboles enormes.
De uno de ellos colgaba una enredadera llena de campanitas violetas.

–Aquí me voy a esconder, nadie me podrá encontrar– dijo Federico.

Levantó la enorme planta colgante y se metió debajo. Ni bien apoyó su espalda en la corteza del árbol, el tronco hizo “CRAC...CRAC...”

Federico empujó con la mano y comprobó que se hundía.

–No puede ser... ¡este árbol está hueco! –pensó. Con todo su cuerpo hizo fuerza hacia atrás y el árbol se abrió como una cáscara de nuez. Se hubiera pegado un porrazo terrible si no fuera porque, cuando empezó a caer, su buzo quedó enganchado en una rama.

En cuanto sus ojos se acostumbraron a la oscuridad, pudo ver hacia abajo un largo túnel y a lo lejos, muy, muy lejos, brillaba una lucecita.

En una buena te metiste, Fede –se dijo a sí mismo.

Con los pies, pateó en el aire y chocó con algo duro. Parecía una escalera.

Entonces, se desprendió como pudo y empezó a bajar lentamente.
Un escalón... dos... tres... muchos. Así hasta que llegó a una puerta.
Federico la abrió y... ¿A qué no se imaginan qué encontró? Pues una viejita, muy viejita, toda encorvada que hablaba sola.

Federico caminó unos pasos, pero la anciana parecía no verlo.
Iba y venía de un lado al otro, con un largo palo, revolviendo unas ollas que hervían y largaban nubes de vapor.

Cuando se cruzó con Fede no se sorprendió para nada. Le dijo:
–Corréte de mi camino... ¿no ves que estoy apurada? ¡No llego a tiempo!...

¿A tiempo para qué? –preguntó nuestro amigo.

–Para la primavera. Pero... ¡Basta de charla y vení a ayudar!

La señora tomó una cuchara de madera y se la dio a Federico:

–Tomá, revolvé el perfume de las violetas. Yo tengo que terminar el de los jazmines. Y todavía no empecé el de las rosas. Ése es más complicado, porque hay tantas clases de rosas...

Mientras trabajaban, la anciana le contó que se llamaba Clelia y que era la encargada de fabricar el perfume de las flores. Pero resulta que ese invierno se la pasó muy resfriada y se había demorado.

Fede revolvía con la cuchara un líquido muy extraño, mientras doña Clelia iba echando con su mano arrugada unos polvos que sacaba de unos fracos pequeñísimos, mientras decía:

“Dulces violetas, amorosas flores, perfumen el aire con suaves olores,”

Después se acercaba hasta otra de las grandes cacerolas y vaciando un pote blanco, repetía varias veces:

“Para los enamorados, ramos de jazmín. Aunque se marchiten su aroma no tiene fin.”

Federico estaba feliz.
Se sentía muy bien ayudando en tan importante tarea. Así que se ofreció amablemente para repartir los perfumes. Quería que la primavera pudiera llegar a tiempo.

–Bueno –dijo doña Clelia–, tenés que ir por esos caminos y volcar los aromas en unos maceteros. Así los olores suben a las plantas y llegan a las flores.

Federico salió presuroso a cumplir su misión, llevando en una canasta un montón de tarros de perfume.

Pero sucedió que, de golpe, se encontró en medio de un laberinto de túneles que tenían cartelitos como estos:

“Margaritas, cincuenta pasos a la derecha.”
“Jazmines, cuatro saltos por el medio.”
“Claveles, veinte suspiros a la izquierda.”

Yo les juro que Federico hizo las cosas lo mejor que pudo. Cuando subió de nuevo a la superficie, los chicos estaban poniendo mantelitos sobre el pasto, preparando el picnic de la primavera.

Una nena se acercó a un clavel, lo olió y dijo:
¡Sientan qué hermoso perfume a jazmín!

Y sí. ¡Qué le vamos a hacer!

Ése fue el año en que las flores cambiaron los aromas y todo el mundo anduvo muy confundido. Pero les aseguro que resultó una de las mejores primaveras, una primavera muy particular.



Fin ✿◕‿◕✿


“Una primavera muy particular” de Margarita Eggers Lan en Menta limón (Lengua 1 EGB), Buenos Aires. © Kapelusz Editora S.A.
© Margarita Eggers Lan

Ilustraciones: Ivana Calamita

Colección: “Leer te ayuda a crecer”

Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología. Unidad de Programas Especiales. Campaña Nacional de Lectura. República Argentina, 2007

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

©Copyright 2012 www.reinventaweb.com

Garabatos sin © (2009/2017) | Analía Alvado

Ilustraciones Alex DG©