PROYECTO de LECTURA e INFORMÁTICA

Bibliopeque itinerante

Por más lectores, por más inclusión

"Argentina crece leyendo"

¡¡Un Mundo Mejor ES Inevitable!!

Cuento: MAÑANA, de Arnold Lobel


Sepo se despertó.

—¡Maldición! —dijo—. Esta casa es un desorden. Tengo un montón de cosas que hacer.

Sapo miró por la ventana.

—Sepo, tienes razón —dijo Sapo—. Es un desorden.

Sepo se tapó la cabeza con las mantas.

—Lo haré mañana —dijo Sepo—. Hoy pasaré el día tranquilo.

Sapo entró en la casa.

—Sepo —dijo Sapo—, tus pantalones y tu chaqueta están tirados en el suelo.

—Mañana —dijo Sepo debajo de las mantas.

El fregadero está lleno de platos sucios —dijo Sapo.

—Mañana —dijo Sepo.

—Hay polvo en las sillas.

—Mañana —dijo Sepo.

—Las ventanas necesitan un fregado, —dijo Sapo. —Las plantas necesitan agua.

—¡Mañana! —gritó Sepo—.
—¡Lo haré todo mañana!

Sepo se sentó en el borde de la cama.

—Brrr —dijo Sepo—. Tengo murria.

—¿Por qué? —preguntó Sapo.

—Pienso en mañana, —dijo Sepo—. Pienso en toda la cantidad de cosas que tendré que hacer.

—Sí —dijo Sapo—, mañana será un día agotador para ti.

—Pero Sapo —dijo Sepo—, si recojo los pantalones y la chaqueta ahora mismo, no tendré que recogerlos mañana, ¿verdad?

—No —dijo Sapo—. No tendrás que hacerlo.

Sepo recogió su ropa. La colocó en el ropero.

—Sapo —dijo Sepo—, si lavo los platos ahora mismo, no tendré que lavarlos mañana, ¿verdad?

—No —dijo Sapo—. No tendrás que hacerlo.

Sepo lavó y secó los platos. Los colocó en el armario.

—Sapo —dijo Sepo—, si quito el polvo de las sillas, friego las ventanas y riego las plantas ahora mismo, no tendré que hacerlo mañana, ¿verdad?

—No —dijo Sapo—. No tendrás que hacer nada de eso.

Sepo quitó el polvo de las sillas. Fregó las ventanas. Regó las plantas.

—Vaya —dijo Sepo—. Ahora me siento mejor. Ya no tengo murria.

—¿Por qué? —preguntó Sapo—

—Porque he hecho todo el trabajo —dijo Sepo—. Ahora puedo reservar el día de mañana para hacer lo que realmente quiera.

—¿Y qué vas a hacer? — preguntó Sapo.

—Mañana —dijo Sepo—, puedo dedicarlo nada más que a descansar.

Sepo volvió a la cama. Se tapó la cabeza con las mantas y se durmió.



FIN



—Días con Sapo y Sepo (Days with Frog and Toad, 1979).
Madrid: Alfaguara, 2003; 3ª ed., 2ª impr.; 72 pp.;
col. Infantil amarilla; trad. de María Puncel; 6 años: primeros lectores.

Visto y leído en: Scribd


Más Arnold Lobel


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

©Copyright 2012 www.reinventaweb.com

Garabatos sin © (2009/2017) | Analía Alvado

Ilustraciones Alex DG©