PROYECTO de LECTURA e INFORMÁTICA

Bibliopeque itinerante

Por más lectores, por más inclusión

"Argentina crece leyendo"

¡¡Un Mundo Mejor ES Inevitable!!

Cuento: NINGÚN BICHO CLAVA UN CLAVO, de Horacio López.


¡Qué tristeza!
En su cuevita redonda, el bicho se aburría. ¿Qué bicho era? Un bicho que todavía era Ningún Bicho y no encontraba a qué jugar para entretenerse. Para colmo su cuevita no tenía ventanas, ni puertas, ni chimenea ni nada. Era como un globo visto por dentro, y como Ningún Bicho jamás salía, ignoraba su nombre o dónde se hallaba.

Pero eso sí, calentito. Ningún Bicho estaba calentito.

El bicho Ningún Bicho se rompía el coco pensando qué hacer para no aburrirse.

¡Ya está!

¿Cómo no lo había pensado antes? pero sí.

¡Jugar al vigilante-ladrón! Levantó la mano: él vigilante… pero no, imposible. ¿Y el ladrón? Bajó la mano, ¿quién sería el ladrón?

Miró para todos lados, ni un garbanzo, nadie.

Ningún Bicho se decidió, él sería a la vez el vigilante y el ladrón. Y Ningún Bicho ladrón salió disparando para que Ningún Bicho vigilante no lo alcanzara.

Corrió, hizo gambetas, amagues, dio saltos y vueltas.

Después se cansó.

–Al final, en esta cuevita no hay un lugar donde esconderse –se dijo enfurruñado–. Además el juego del vigilante-ladrón acá todavía no se inventó.

Entonces Ningún Bicho pensó en jugar a otra cosa, a la mancha por ejemplo, o al Don Pirulero, o al patrón de la vereda… No, a la ronda no, era cosa de nenas… ¡O a la rayuela! Eso, podía jugar a la rayuela.

Pero enseguida se desanimó, le faltaba tiza y piedra y seguro que al primer salto tocaba el techo de la cuevita y ¡zás!

¡Qué aburrimiento!

Lo más entretenido que Ningún Bicho podía hacer era sentarse, por lo menos no se cansaba. Y de tanto estar sentado mirando a la pared, le vino una idea.

Colgar un cuadro.

Dio un salto de contento. Cómodamente sentado en su cuevita podría ver un paisaje de campo, con árboles y un arroyito entre las piedras y nubes en el cielo y todas esas cosas que tienen todos los paisajes de todos los cuadros.

¡Un cuadro! Ningún Bicho jamás había visto uno, qué bárbaro.

Preparó los elementos necesarios: un clavo, como martillo no tenía… un zapato, y eligió el lugar en la pared. Lo pondría ahí, más arriba… un poquito a la derecha, no, no tanto… ahí, por ahí… Sí, justito.

Puso el clavo.

Después, con el zapato lo martilló. La pared de la cuevita se rajó un poco pero a Ningún Bicho no le importó. Ya se imaginaba lo lindo que quedaría su cuadro, casi tan lindo como ir al circo.

Entonces se dio cuenta de que le faltaba el cuadro, porque en esa cuevita no había nada de nada, pucha.

Pobre Ningún Bicho, le vino una tristeza de serpentina.

De repente algo calentito, o más bien tibiecito, le jugueteó en la nariz.

Era un rayito de luz.

Ningún Bicho no sabía lo que era un rayito de luz, nunca lo había visto.

¡Pero qué importaba!, igual le gustó.

El rayito le venía de la rajadura en la pared y le daba en la punta de la nariz. Primero no quiso moverse para que le siguiera haciendo entre cosquillas y calor, pero después, intrigado, se acercó sin perder de vista el rayito.

Entonces se le ocurrió que quitando el clavo, podía ver algo del otro lado.

Por dentro, la emoción le corrió como un trencito.

Sin esperar más, fue y sacó el clavo; el rayo se hizo más gordo.

Acercó el ojo al agujerito… y espió.

Vio… vio… vio…

Un pedazo de campo con un arbolito y un pedazo de cielo con media nube.

Por dentro sintió como que el tren le tocaba pito. Saltó de alegría tocando el techo con la cabeza. Era casi como el cuadro que se había imaginado, pero con viento.

Agrandó el agujero y volvió a mirar. Ahora, en un pedazo más grande de cielo, la nubecita se veía entera: tenía forma de girasol.

Le agarró como una furia, tenía ganas de ver todo. Se sacó el zapato y empezó a golpear la pared para hacer un agujero grande, grande.

Tembló como una cafetera la cuevita de Ningún Bicho. Una gran rajadura la atravesó y se partió por la mitad.

Se quedó con la boca abierta.

Los ojitos de Ningún Bicho le daban vueltas como las luces de la calesita, no le alcanzaban. Pegó un chiflido –medio desafinado– , había infinidad de olores y colores que no conocía.

–¿Cómo se llamará esto? Y aquella, ¿qué será? –se preguntaba entre chiflidos.

Pero, ¡qué importaba!, le quedaba mucho tiempo para aprender.

En el medio del nido, a los saltitos entre las dos mitades del huevo, ningún Bicho, el gorrión, recién empezaba a ser chiquito.



FIN

© Horacio López.
© Ediciones Colihue S.R.L.

¸¸.•*¨♥ ☆.¸¸.★.¸¸.•´¯`•

HORACIO LÓPEZ
Nació en Chivilcoy, provincia de Buenos Aires, en junio de 1954. Publicó su primer cuento “Cabalgando en monopatín”, en la revista Billiken; con el tiempo también escribiría en diferentes revistas infantiles. Entre sus libros figuran: La milonga del tatú; La función de teatro; La novela del hombre bala; La carta; Urgente, Tarzán necesita ayuda.

¸¸.•*¨♥ ☆.¸¸.★.¸¸.•´¯`•

Visto y leído en: El Libro de Lectura del Bicentenario –Educación Inicial-
Ministerio de Educación de la Nación. Plan Nacional de Lectura 2010.
Ilustraciones: Jimena Tello / Paula de la Cruz (PDF)

¸¸.•*¨♥ ☆.¸¸.★.¸¸.•´¯`•

Ningún bicho clava un clavo.
(Serie celeste) Colección: Del Pajarito Remendado.
Ediciones Colihue, 1986



Horacio Alberto López. Luis Pereyra (Ilustrador)

¸¸.•*¨♥ ☆.¸¸.★.¸¸.•´¯`•

0 comentarios:

Publicar un comentario


Hola, si estás en el formulario de comentarios vas a ver que hemos activado la opción de verificación de palabras, lo hicimos para reducir la entrada de Spam.

Gracias y disculpa las molestias…

 

©Copyright 2012 www.reinventaweb.com

Garabatos sin © (2009/2017) | Analía Alvado

Ilustraciones Alex DG©