PROYECTO de LECTURA e INFORMÁTICA

Bibliopeque itinerante

Por más lectores, por más inclusión

"Argentina crece leyendo"

¡¡Un Mundo Mejor ES Inevitable!!

Cuento: EL PRIMER BESO, de Carlos Marianidis


No me lo esperaba.

O sí… No sé. Hacía rato que Bruno y yo jugábamos, como todas las tardes. De vez en cuando, él se hacía el loquito y me abrazaba. Se quedaba quieto, viéndome a los ojos (me encanta, pero me hago la distraída). Después, algo ocurría dentro de esa cabeza llena de rulos y enseguida miraba para otro lado. Cuando parecía que, al fin, me iba a decir algo que nunca había dicho… se iba, bebía su jugo y volvía al rato, como si nada.

Llegó un momento en que me sentí un poco cansada –hacía una hora que estábamos haciendo lo mismo- y lo dejé solo en un rincón del cuarto. Creo que se ofendió.

Mientras él revolvía una caja de compacts, yo encendí la tele. Le pregunté si quería que viéramos una peli de las que a él le gustaban. No me contestó. Eran las cinco. Para colmo, ni siquiera podíamos salir a caminar por ahí, porque estaba lloviendo toda el agua del mundo.

Recién a los quince minutos, cuando estaba mirando mi programa, vi que se iba acercando, sigiloso, igual que un gato.

Me hice la tonta, para ver qué pasaba.

Poco a poco, se acomodó junto a mí en el sillón y, como quien no quiere la cosa, volvió a abrazarme. Por un rato largo, nos quedamos así, viendo la pantalla. De pronto, en lo mejor -cuando María confiesa que está enamorada de Soto y se aferra a él para que los soldados no lo lleven a la cárcel-, Bruno me acarició con una ternura increíble. Sin decir palabra, me tomó del cuello, suave como algodón… y me dio un beso en la boca.
Así, como Soto se lo estaba dando a María.

Nunca había sentido algo igual. Fue como tener burbujitas sobre los labios. Y una tibieza muy linda que se me subió a las mejillas.

Inmediatamente, apagué la tele. Me sentí culpable por pensar que Bruno estaba siempre en lo suyo y no les prestaba a tención a estas cosas románticas.

No sé qué cara habré puesto, que él bajó la cabeza, se puso de pie y caminó a su rincón.
Al principio, estuve incómoda, confundida. Y unos minutos después, no podía dejar de reírme. Por lo bajo, para que no me escuchara.

¡Un beso en la boca! ¡Cuando les contara a los padres…! ¡No lo podrían creer! No… Mejor, no les decía nada. Total, era una muestra inocente de cariño, nada más.

Qué cosa. Cada año, los chicos están más despiertos. Desde ahora, voy a ver mi novela sola, por las dudas.

¡El primer beso de Bruno en la boca! ¡Si apenas tiene tres años! Y me lo viene a dar a mí. Justo a mí… que soy su abuela.



FIN ✿◕‿◕✿


Carlos Marianidis. Nació en Buenos Aires. Estudió violín en el Conservatorio Municipal de Morón, teatro en el Conservatorio Nacional y psicología en la Universidad de Buenos Aires.
Ganó -entre otros- los siguientes primeros premios: Municipal de poesía (Moreno, 1980), Municipal de cuento (Moreno, 1980), “Educar para la Paz” (UNESCO de Buenos Aires, 1981), “Pablo Neruda” de poesía (Embajada de Chile, 1992), “Ariel Bufano” de teatro (Universidad de Morón, años 2000, 2001 y 2002), 1er. Premio a la Creatividad Artística (Universidad de Belgrano, 2001) y el Premio Casa de las Américas (Cuba, 2002).
Está editado en páginas digitales de Argentina, Colombia, Ecuador, Nicaragua, Venezuela, Cuba, México, Estados Unidos y España; antologías (“El Libro de la Memoria”, Ed. Baobab 1995; “Palabras a mi madre”, Ed. Ameghino, 1998) y libros de texto escolares (“Cazapalabras”,Ed. Estrada, 2004).

Visto y leído en: Palomas de papel

Ilustración: kiss - Gaceta Editorial

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

©Copyright 2012 www.reinventaweb.com

Garabatos sin © (2009/2017) | Analía Alvado

Ilustraciones Alex DG©